Madaya, La Ciudad de los Esqueletos que Andan

Madaya, La Ciudad de los Esqueletos que Andan

Madaya, ciudad de Siria, es el ejemplo de cómo el odio, el fanatismo y la ambición pueden convertir un vergel en la antesala del infierno.

Está sitiada por hambre, como en la Edad Media, y los sitiadores (el ejército del dictador El Asad) impiden a las organizaciones humanitarias socorrer a la población. Se están viendo imágenes que recuerdan a los campos de concentración nazis.
Madaya, a unos 40 kilómetros de Damasco, es una ciudad siria que hace pocos años tenía unos 40.000 habitantes. Era un lugar de gran belleza: ubicada al pie de las montañas y cerca de dos lagos (el Barada y el Zarzar), Madaya era un vergel que los sirios con dinero elegían para construir su segunda residencia. Estaba llena de chalés elegantes y era una zona próspera.
En la guerra civil que destroza Siria desde hace cinco años, Madaya cayó del lado de las fuerzas rebeldes. El ejército del dictador Bachar el Asad, apoyado por los rusos y por las milicias extremistas islámicas de Hezbolá, no tiene ahora mismo capacidad para conquistar Madaya, pero sí han logrado cercarla. Es un cerco de crueldad casi medieval: pretenden que los sitiados se rindan por hambre. El ejército de Al Asad no permite la entrada de alimentos en Madaya desde finales del pasado mes de octubre.
La población civil está comiendo gatos, perros, ratas, cucarachas. Hasta hace unas semanas se alimentaban con hierba y cocían las hojas de los árboles, pero el invierno ha hecho que eso sea ya imposible. Se están viendo en Madaya imágenes espeluznantes que recuerdan a la guerra de Bosnia y sobre todo a los campos de concentración nazis: adultos y niños se han convertido en esqueletos ambulantes que vagan por la ciudad en busca de algo que llevarse a la boca. Mientras, los soldados de El Asad se ríen de ellos y les lanzan latas de comida para perros… vacías.
Los únicos alimentos que entran en Madaya desde hace casi tres meses llegan gracias al contrabando. Un kilo de arroz o de leche en polvo cuesta 300 dólares. Y nadie tiene 300 dólares.

12. TEXTO MADAYA LA CIUDAD DE LOS ESQUELETOS

Organizaciones humanitarias de todo el mundo se han movilizado para salvar la vida de la población civil. El Gobierno de El Asad ha dicho hace unos días que permitirá la entrada de convoyes de ayuda en Madaya. Pero es mentira, sólo lo ha dicho. Permite y hasta encarga las fotos de los camiones de Naciones Unidas entrando en la ciudad, pero luego los detiene y les ordena dar media vuelta. Los poquísimos que han logrado pasar relatan escenas de un horror difícil de describir. Los pocos niños a los que se ha logrado atender mueren a las pocas horas, y algunos de ellos delante de quienes han llegado para socorrerlos, como Alí, de 16 años (en la imagen de arriba): en muchos casos la desnutrición es tan grave que ya no tiene solución. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, reconoce que apenas se les ha permitido socorrer al 1% de quienes lo necesitan. Y añade que no es exacto decir que las gentes de Madaya son rehenes: “Lo parecen, pero no lo son. A los rehenes por lo menos se les da de comer”, ha dicho, indignado. El Consejo de Seguridad de la ONU se ha reunido para buscar una solución, pero mientras esta llega los habitantes de Madaya mueren de hambre cada día, cada hora que pasa, por decenas, en un número cada vez mayor.
Los masones de nuestra pequeña Logia, Renacimiento, no tenemos capacidad para socorrer a los niños y a los ancianos de Madaya. Lo único que podemos hacer es difundir lo que está pasando. Eso es útil, como dice Laura Hurtado, de Oxfam Intermón: “Difundir la palabra también es una forma de colaborar. Es muy importante compartir fotos, siempre que la información esté contrastada y se contextualice de forma adecuada”.
Eso hacemos. Y también pedir a quienes lean estas líneas que hagan lo posible para ayudar. Muchísimas ONG se están volcando en el socorro a los “esqueletos vivientes” de Madaya, entre ellos las siguientes:
Save The Children: https://www.savethechildren.es/emergencias/siria
Médicos sin Fronteras: https://www.msf.es/siria115
Oxfam Intermón: http://www.oxfamintermon.org/es?gclid=CPPn4fGZmsoCFeTnwgodTC8FNw
Fundación Karam: http://www.karamfoundation.org/emergency-aid-madaya
Unicef: https://www.unicef.es/colabora/como-donar
Nosotros ya hemos ayudado. Háganlo también ustedes. No sólo con dinero: difundan lo que ocurre, porque nos está pasando a todos.

Written on 16 Enero 2016