Alá no te Ordena que Mates a tu Madre

Alá no te Ordena que Mates a tu Madre

En estos últimos días se ha multiplicado el horror. Los masones, como todas las personas de bien, estamos estremecidos por la brutalidad de algunos desalmados que se dicen creyentes.

Y no sabemos bien qué hacer. El final de este espanto no depende de nosotros. Pero algo sí está en nuestra mano: decir lo que pensamos. Alto y claro. Como hemos hecho siempre.
Un niño de quince años ha sido asesinado por los salvajes del “Estado Islámico” que lo acusaban de homosexual. El chico, cuyo nombre no se conoce, fue violado durante algún tiempo por uno de los más conocidos líderes del ISIS, el comandante Abu Zaiz al-Jazrawi, que estaba encargado del adiestramiento de adolescentes para el combate y que aparece en vídeos de propaganda del ISIS. Cuando se descubrieron los abusos sexuales, el condenado fue el niño: lo arrojaron al vacío desde una azotea en Deir ez-Zor (Siria). Después de que se estrellase contra el suelo, muchos fanáticos lanzaron piedras contra el cadáver, alegrándose de su muerte… en el nombre de Dios. Al cobarde violador, los dirigentes del ISIS se limitaron a cambiarle de destino y enviarlo a otra ciudad. Ese fue su “castigo”.

13. TEXTO 1 ALA NO TE ORDENA MATAR A TU MADRE

En Raqa, martirizada ciudad de Siria a la que el “Estado Islámico” llama su capital, una mujer de 45 años, Lena al-Qasem, fue ejecutada de un tiro en la cabeza a la puerta de la oficina de Correos, en la que trabajaba. Había sido condenada a muerte por apostasía. Mucha gente aguardaba para verlo. Quien la mató fue su propio hijo, Ali Saqr al-Qassem, un conocido delincuente y drogadicto de apenas veinte años, afiliado al ISIS desde hace tiempo. Disparó a su madre un tiro en la cabeza con un fusil de asalto. El delito de Lena no era la apostasía. Era tratar de convencer a su hijo para que abandonase el ISIS y se fueran los dos juntos a otro país. Ali Saqr la denunció, los fanáticos la condenaron y él mismo asesinó a su madre… en el nombre de Dios.
Ruqia Hassan, periodista de 30 años que desde hace tiempo (y con seudónimo) publicaba desde Siria en Facebook y Twitter los crímenes del “Estado Islámico”, fue descubierta, secuestrada y decapitada (en el nombre de Dios) bajo la acusación de “espionaje”. Su asesinato se ha conocido también en estos días. Y dejó escrito: “El ISIS me podrá cortar la cabeza, pero eso es mejor que vivir en la humillación”.

13. TEXTO 2 ALA NO TE ORDENA MATAR A TU MADRE

Son sólo tres ejemplos del terror indescriptible que vive ahora mismo Siria. Y no sólo Siria.
Los masones de la Logia Renacimiento estamos horrorizados. Trabajamos todos los días en favor de la concordia, de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad humanas. En las Logias masónicas se reúnen, dialogan, conviven y trabajan por un futuro de paz, desde hace siglos, personas de distintas religiones, creencias, opiniones políticas y clases sociales. En la Logia todos somos iguales, ninguno es más que otro y todos buscamos lo que nos une, no lo que nos separa. Reina el amor, la solidaridad y el respeto. Nunca el odio.
Y ahora estamos espantados. Paralizados. No sabemos qué hacer para detener este absoluto horror que esos seres, a los que cuesta trabajo llamar humanos, cometen… en nombre de Dios. ¿Cómo podemos ayudar?
Sí podemos hacer una cosa: decir, con nuestra pequeña voz que sólo tiene el valor de la sinceridad, de la libertad de pensamiento y de la sabiduría acumulada en tres siglos de estudio y de reflexión simbólica e iniciática, que esos desalmados del “Estado Islámico” NO SON MUSULMANES.
No creen en ningún Dios. Utilizan el nombre de Dios para conseguir poder. Blasfeman. Mienten.
Dios no manda matar a niños que han sido violados y humillados.
Dios no manda a nadie asesinar a su propia madre.
Dios no ordena decapitar a quienes difunden la verdad.
Dios no es un asesino ni bendice a los asesinos.
Dios, bajo todas las ideas y nombres que el ser humano le ha atribuido a lo largo de la historia, siempre es amor, acogimiento, comprensión, paz y consuelo. Dios es clemente y misericordioso. Dios es la belleza y la bondad, no la muerte y la sangre y el crimen. Esos desalmados del “Estado Islámico” no creen en Dios. Al contrario: ofenden a Dios, insultan a Dios, niegan a Dios, blasfeman. Ellos son los apóstatas. Ellos son los hipócritas. Ellos son el infierno. Ellos y quienes les apoyan, les consienten y les compran el petróleo que han robado con sus banderas negras y su alma negra.
Esto os decimos: demos la espalda todos, musulmanes y cristianos, creyentes y agnósticos y ateos; TODOS los seres humanos de todos los países, a esta secta de asesinos que no tienen principios, que no tienen valores, que no tienen fe, que no tienen ninguna otra cosa más que la ambición, la ignorancia, el fanatismo y la sed de sangre. Estos miserables que no creen en ningún dios más que su propio poder.
Trabajemos todos por la libertad, la igualdad y la fraternidad. Trabajemos todos juntos, ahora más que nunca, por la concordia, por la esperanza y por la paz. Sobre todo por la paz.
السلام عليكم
Written on 09 Enero 2016